Seleccionar página
La industria automotriz mexicana es superavitaria, ocho de cada 10 autos que se producen en el país se van al extranjero; América del Norte es el principal mercado.
En 2016 México alcanzó la cifra récord de exportación de autos con 2 millones 768 mil unidades.

En las 18 plantas automotrices en se México produjeron 3 millones, 465 mil 615 vehículos ligeros en 2016 y 2 millones 829 mil 761 en el periodo enero-septiembre de 2017.

La mayor parte de estas unidades, 80% para ser exactos, se fabricaron para su exportación. En 2016 fueron 2 millones 768 mil 268 vehículos y en los que va de 2017, 2 millones 287 mil 896.

Estas cifras ubican a México como el séptimo productor mundial de vehículos, solo detrás de potencias como China, Estados Unidos, Japón, Alemania, India y Corea del Sur y superando a naciones como España Canadá y Brasil.

Este escenario podría cambiar con las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que actualmente llevan a cabo autoridades de Estados Unidos, Canadá y México.

El sector automotriz es uno de los más polémicos en las negociaciones, pues el gobierno estadounidense de Donald Trump busca aumentar la producción de autos en su país, a costa de lo que se fabrica en el nuestro.

Y no es para menos. Las exportaciones de productos automotrices de México representan ya el 30% del total de exportaciones que hace el país y representan una importante fuente de divisas y empleos para la economía nacional.

En cambio, en Estados Unidos esta industria ha tenido un declive que ha generado pérdida de empleos que Trump busca recuperar.

La idea de la administración Trump es que no paguen arancel para ingresar a Estados Unidos los automóviles en cuya fabricación se usen 85% de componentes provenientes de los tres países que conforman el TLCAN, y 50% del mercado estadounidense.

México es el séptimo productor mundial de autos, desde que entró en vigor el TLCAN despuntó esta industria.

En la actualidad la norma establece que al menos 62.5% del material del que está hecho en la región un auto o camión ligero debe de ser de América del Norte para entrar a esos mercados sin pagar aranceles.

Esta norma ha permitido que la industria automotriz mexicana tenga un crecimiento constante.

Entre 1988 –año en que entró el vigor el TLCAN- y 2016 la producción de autos en México aumentó 586%. Pues hace 29 años en México se fabricaron 505 mil 202 vehículos ligeros y el año pasado la cifra alcanzó un nivel récord de 3 millones 465 mil 615.

En materia exportaciones de autos el crecimiento de México también es impresionante: en 1988 se exportaron 172 mil 603 vehículos ligeros y en 2016 se alcanzaron 2 millones 768 mil 268, un incremento de 1,500%.

La importancia del mercado norteamericano

85 de cada 100 autos que exportó México fueron tuvieron como destino Canadá y Estados Unidos. En 2016, desde nuestro país se enviaron 2 millones 380 mil 048 autos a los otros dos países integrantes del TLCAN.

El año pasado, desde las cuatro plantas de General Motors ubicadas en México se exportaron 505 mil 543 vehículos a Estados Unidos y Canadá, esta armadora es la que más autos envió al mercado norteamericanos este año.

Fiat Chrysler Automobiles de México exportó a nuestros socios del TLCAN 430 mil 127 unidades en 2016; Nissan, 398 mil 456; Ford, 362 mil 508; Volskwagen, 238 mil 834; Honda, 159 mil 060; Toyota, 129 mil 640; Kia, 89 mil 413 y Mazda 66 mil 467.

En contraste, México solo importó 174 mil 380 vehículos de Estados Unidos y Canadá, pero de países asiáticos se trajeron 427 mil 367 autos.

Más allá del número de vehículos, en cuestión económica también le ha ido bien la industria automotriz mexicana, pues en 2016 el monto de las exportaciones de productos automotrices alcanzó los 113 mil 316 millones de dólares, mientras que las importaciones de este rubro sumaron 50 mil 418 millones de dólares, es decir que nuestro país –a diferencia de Estados Unidos- tiene un superávit (una diferencia positiva entre exportaciones e importaciones) de 62 mil 898 millones de dólares.

Estos son algunos motivos por los cuales Trump cree que debilitando la industria automotriz mexicana podría fortalecer la estadounidense, a pesar de que las propias compañías del sector han recomendado al gobierno de EU no cambiar las reglas, pues a todos les ha beneficiado.